El software como servicio aporta valor a nuestro negocio. Ahorra tiempo.

Después de ejecutar sitios web en más de quince plataformas diferentes y pasar por una actualización tras otra, debo decir que el hecho de que el software esté siempre actualizado me hace sentir muy bien. Los parches y actualizaciones de seguridad son automáticos y el back-end es estable y no hay necesidad de aprender nuevos diseños cada dos años. No se deprecia con el tiempo.

Etiquetas